lunes, 2 de marzo de 2009

EL NATURALISTA MAYEUL GRISOL

El naturalista y científico francés Mayeul Grisol llega a Venezuela a finales del siglo XIX, con el fin de realizar estudios e investigaciones sobre nuestra fauna silvestre. Al llegar a estas tierras se encanta con la abrumadora belleza del paisaje tropical. Decide quedarse y recorrer buena parte del territorio nacional. Sin embargo, la mayoría de sus estudios se centran en la fauna del valle de Caracas. En una de sus páginas manifiesta su asombro al ver tantas mariposas de variadas formas y llamativos colores que poblaban los aires de Antìmano y Petare. Afortunadamente, Venezuela conserva el resultado de sus estudios concentrados en siete volúmenes. Los mismos contienen notas y apuntes mecanografiados, además de láminas elaboradas con plumilla y acuarela, relativas a cada especie descrita y estudiada. Creemos que estos manuscritos no llegaron a publicarse, manteniéndose hasta la fecha totalmente inéditos. Entre los títulos que forman parte de la colección de Grisol están la Historia de los mamíferos de Venezuela, (1929); Álbum de los lepidópteros de América del Sur, tomo I y II, (1930); Los Lepidópteros nocturnos de Venezuela, (1930); Insectos nocivos a la agricultura (1936); Álbum de Ortópteros y Hemípteros de Venezuela (1937).
Pero, quién fue este viajero francés que hizo de nuestro país su segunda patria. Mayeul Grisol fue Oficial de la Academia de Bellas Artes de Francia, Miembro de la Sociedad de Entomología de Francia y de la Sociedad de Apicultura e insectología en general. Asimismo, fue Encargado de Misión Científica por el Museo de Historia Natural de París. Sin duda alguna, la obra de este científico representa para Venezuela un extraordinario aporte que debería divulgarse a través de la publicación de sus valiosos estudios, para ser consultados por investigadores, científicos, naturalistas, estudiantes y por todas aquellas personas interesadas en esta materia. Pero, hagamos una pausa para leer lo que nos dice Grisol en una de sus notas “Porque son 48 años de mi vida dedicados en cuerpo y alma al análisis y estudio de la fauna Nacional; combatiendo los parásitos y enfermedades que diezman las crías bovinas y caballares; estudiando el modo de explotar las aladinescas e increíbles riquezas con que este privilegiado territorio ha sido dotado por Dios.” Caracas, 1929.

Buscar en este blog