martes, 31 de marzo de 2009

MANUAL DE INQUISICIÓN (Manuscrito Original,1729)

Resulta desagradable referirse a un documento que tenga ver con algo tan atroz y sanguinario como lo fue la Inquisición. Sin embargo, hoy nos atrevemos a reseñar el manuscrito titulado Praxis Criminales Officii Santae Inquisitionis escrito por el inquisidor Tomás Testi. Según la opinión de estudiosos y reconocidos investigadores se ha podido demostrar, que este manuscrito es único en el mundo. Asimismo se pudo verificar que éste no se halla en la Biblioteca del Congreso de Washington, ni en el British Museum, tampoco en la Biblioteca Vaticana. Pero, lo que llama más la atención es que tampoco se tenga información sobre el mismo en la Biblioteca Ambrosiana de Milán, de donde fue Tomás Testi inquisidor. Este manuscrito es un tratado de procedimientos penales del Oficio de la “Santa” Inquisición. Testi señala entre las causas criminales que acechaba la inquisición a la poligamia. Otro crimen empadronado en este manuscrito era el de sustituir a sacerdotes consagrados y administrar sacramentos. La fe, latente aún en estos fingidos curas, les hacía compadecer espontáneamente ante el Tribunal del Santo Oficio. Tambièn se toca en estas tenebrosas páginas, el asunto de la tortura y su espinoso procedimiento, así como su duración, medida en reloj de arena. Por otra parte, el manuscrito indica el catálogo de las penas que se imponían de acuerdo a la gravedad del delito: pena de muerte, cárcel temporal, cárcel perpetua, galeras, azotes, destierro, entre muchas otras formas criminales, difíciles de imaginar, aplicadas por estos terribles tribunales de la muerte.
Consultar este documento nos hace reflexionar sobre còmo el ser humano llevado por obsesiones religiosas, políticas o de otra ìndole, puede cometer crímenes tan horrendos y aplicar las más morbosas torturas, que terminan desmembrando los cuerpos de los acusados ante los tribunales del terror. Sin embargo, siguen apareciendo inquisidores en la historia de la humanidad. Acaso Hitler no condenó y mató a millones de personas poseído por demoníacas manías raciales. Acaso no son tambièn inquisidores los dictadores de un país que niegan todos los derechos de sus habitantes imponiendo sus criterios y sus maneras de pensar utilizando las armas contra la ciudadanìa. Para quienes deseen profundizar en el estudio de este manuscrito se recomienda la lectura de un ensayo escrito por el filòsofo García Bacca (Revista Shell, No. 23, junio 1957).

Buscar en este blog