martes, 17 de febrero de 2009

PRIMER LIBRO IMPRESO EN VENEZUELA (1810)

Al finalizar el primer año de circulación de la Gazeta de Caracas, es decir para 1809, aparece el “Prospecto” para la edición del Calendario por iniciativa de Andrés Bello. En el No 68, de la Gazeta, correspondiente al viernes 27 de octubre de 1810, se imprime el siguiente aviso que por su importancia hay que reproducir íntegramente: PROSPECTO PARA UNA GUIA UNIVERSAL DE FORASTEROS. Esta información dada por la Gazeta de Caracas, anuncia la impresión y publicación del libro hasta ahora considerado el primero impreso en Venezuela. Se trata del libro “CALENDARIO MANUAL, y Guía Universal de forasteros en Venezuela” impreso en Caracas, en la imprenta de Gallagher y Lamb en 1810. La autoría de este libro se le atribuye a Andrés Bello. Este Manual o Guía contiene: El Almanaque de los doce meses del año, más los cómputos y fiestas litúrgicas, con la indicación de las épocas memorables, entre las que se anota las fechas dignas de particular recuerdo en Venezuela; El Gobierno de la Metrópoli y el consejo y Tribunal Supremo de España e Indias; El Resumen de la Historia de Venezuela; Gobernadores propietarios que ha tenido la provincia de Caracas y Principales conquistadores y pobladores de Venezuela; La División Civil, evidentemente trunca, en la que se inserta los Tribunales Superiores y Juzgados Ordinarios de la Capital, y luego los ramos del orden civil y sus organismos, la Real y Pontificia Universidad (Cátedras, empleados en el Gobierno económico y literario, Claustro general de Doctores), el Tribunal del Real Proto-Medicato, y el ilustre Colegio de Abogados. La edición de este libro se halla agotada por tal razón el Banco Central de Venezuela en 1968 publica una edición facsimilar de homenaje al Correo del Orinoco en su Sesquicentenario, con un estudio preliminar realizado por Pedro Grases de donde hemos tomado casi la totalidad del contenido de esta reseña. Dicha edición se hace tomándose como referencia el ejemplar que conserva el Museo Británico al cual le faltan algunas páginas, que afortunadamente si las contiene el ejemplar que conserva la Biblioteca Nacional de Venezuela. Es decir, que esta publicación facsimilar es el resultado de la fusión de los dos ejemplares el del Museo Británico y el de Venezuela.

Buscar en este blog