lunes, 28 de junio de 2010

RECETARIO DOMÉSTICO (6.690 RECETAS PRÁCTICAS, 1923)



El libro Recetario Doméstico es una útil Enciclopedia de las familias en la ciudad y en el campo. El mismo fue escrito por el Ingeniero Ghersi y el Doctor A. Castoldi. Esta Enciclopedia se publica en Barcelona , Gustavo Gil, Editor en 1923. Obra ilustrada con 148 grabados, traducida del italiano por Francisco Novellas. CONTENIDO: Adorno de la casa.-- Medicina práctica.-- Muebles.-- Lavado.-- Agricultura y jardinería.-- Farmacia Doméstica.-- Sustancias alimenticias.-- Colas.-- Barnices.-- Higiene.-- Bebidas.-- Perfumería.-- Alumbrado y calefacción.-- Conservas.-- Animales domésticos.-- Licores.-- Metales.-- Masillas y cementos.-- Cueros y pieles.-- Animales dañinos.-- Confituras.-- Labores y pasatiempos.-- Lavado de las manchas.-- Socorros de urgencia.-- Tintas.-- Telas y vestidos.-- Cristalería.-- Abonos, entre otros. Ejemplos de algunas recetas que aparecen en este libro: Leche de gallina: Con este nombre se designa una bebida sencillísima y nutritiva, muy útil para los enfermos débiles. Se polvorea una yema de huevo con azúcar y se bate un rato; luego se vierte sobre ella y muy despacio agua caliente, teniendo cuidado de agitar siempre para que la mezcla resulte homogénea. Desnicotinización: Para eliminar del tabaco por lo menos una parte de la nicotina que contiene, se macera veinticuatro horas en agua acidulada al 2% con ácido clorhídrico, después se lava con agua pura y se deseca a la sombra. Limonada nutritiva (Doctor leftwich). En una botella de litro se ponen las cortezas de dos limones y los frutos machacados con algunos terrones de azúcar. Sobre el total, se vierte agua hirviente y se agita de cuando en cuando. Después de enfriado hasta una temperatura regular, se bate dentro un huevo, y luego, poco a poco, las claras de dos huevos. Se continúa agitando por espacio de dos o tres minutos y se pasa a través de una muselina. Se sirve frío. Este libro incluye una sinonimia química que ayuda al lector a una mejor comprensión de las fórmulas y recetas, contenidas en esta interesante obra.

MANUSCRITOS ORIGINALES DE ORLANDO ARAUJO(1927 – 1987)


La Colección de Libros y Manuscritos de la Biblioteca Nacional de Venezuela, ofrece para su consulta los manuscritos del notable escritor, ensayista y poeta venezolano Orlando Araujo. Dichos manuscritos cubren buena parte de la obra del referido escritor y son considerados de vital importancia, para el estudio de las diversas versiones de los títulos publicados por este autor. Estos manuscritos son en su mayoría hológrafos y mecanografiados con importantes notas y correcciones. Dentro de sus manuscritos cabe destacar el original de Compañero de viaje, una de sus obras más conocida en el panorama literario del país. Sin embargo, cabe destacar que en esta colección puede notarse la presencia de una significativa cantidad de poemas sueltos, cosa que llama la atención, por cuanto que Orlando Araujo es conocido más por su obra narrativa y ensayística que por sus creaciones poéticas. Anexo a los referidos manuscritos encontramos recortes de prensa con artículos sobre aspectos de la vida y obra de este creador venezolano. En las líneas siguientes nombraremos algunos de los títulos que forman parte de este legajo de manuscritos literarios: Elia en azul; Barinas son ríos, el tabaco y el viento; Una poesía con dolor de ausencia; Las cosas no vuelven; Tobías; Contra la ira templanza; La obra de Enrique Bernardo Núñez; La ciudad sin niños; Un buen baquiano es Virgilio; Guerra a muerte; Samuel; Ensayo sobre Andrés Eloy Blanco; La palabra estéril; Punto de partida; Más allá de la niebla; Cómo se forma y cómo se pierde un novelista; De cómo Gonzalo Aponte en una sola jornada viajó quinientos años; Canción hecha de amor a Pablo Neruda; La siderúrgica y el Capital Extranjero; Operación Puerto Rico; La Petroquímica y el Capital Extranjero; Cancionero popular venezolano; Pequeña burguesía; La ciencia de la literatura; El niño y el caballo, entre otros. Así leemos en algunas de sus páginas lo siguiente: “Habían desaparecido las calles de piedra. Acción Democrática puso el cemento, Copei quitó los techos de palma y puso techos de zinc, y un curita del Opus Dei mandó mudar el cementerio de la colina al Guarebe, sitio donde antes del progreso enterraban los caballos. En vez de patios, garages...”

COPA DE HUESOS (1972)

Cuando la palabra se hace irreverente, jamás podrá ser domada por las rígidas normas de la academia, ni por ningún convencionalismo. Aun, en el contexto del poema, ella, la palabra reclama su lugar en el habla de la gente. Y esto sucede en la mayoría de los textos poéticos de Coupolicán Ovalles. Para este poeta la palabra es como balsa que navega libre por las corrientes secretas de la página en sus silencios. En sus textos reina el humor, la conversación, la sencillez y toda manifestación de sentimientos profundamente humanos. Sin embargo, aunque este poeta cuente historias tristes y dolorosas, no se deja atrapar por las redes de la amargura, sino que brinda por la vida y la muerte, levantando su Copa de huesos, libro publicado por la La Gran Papelería del Mundo, 1972. Libro donde se escuchan voces venidas del reino de cálidos recuerdos. La ternura recorre buena parte de sus textos hasta en aquellas líneas trágicas, donde se cuenta la historia de aquel, que por años llora la muerte del padre. También César Vallejo habló de hondos dolores y padecimientos del alma, pero, siempre lo hizo con ternura y dulzura. Caupolicán Ovalles nunca apagará esa silenciosa sonrisa que encendía sus poblados bigotes movidos por la brisa de lejanas alegrías. Tampoco olvidará levantar la copa y brindar por los ausentes y por esa luz azulada que deja la vida cuando pasa.

Caupolicán Ovalles (Guarenas, 1936 – Caracas, 2001). Fue uno de los miembros fundadores más polémico y representativos del grupo El Techo de la ballena. Director de la Asociación de Escritores de Venezuela. Publicó los libros: ¿Duerme usted Señor Presidente? (1962); En uso de la razón (1963); Elegía a la muerte de Guatimocín, me padre, alias El Globo (1963); Copa de huesos (1973, Premio Nacional de Literatura); Canción anónima (1980 y Alfabetarium (2001). Es autor de una Antología de la literatura marginal (1977); y de la novela Yo Bolívar rey 1987).

Buscar en este blog