miércoles, 27 de mayo de 2009

REGLAMENTO Y ORDENANZA (1811)

Este importante libro “Reglamento y ordenanza” fue impreso en Caracas, 1811 en la imprenta de Juan Baillío, impresor del Supremo Congreso de los Estados Unidos de Venezuela. Por la fecha de impresión este título forma parte de los libros incunables en Venezuela. En cuanto a su contenido este libro o reglamento fue escrito exclusivamente para uso militar, es decir, como libro de formación que todo soldado debería leer y conocer a fondo. En el mismo se observan indicaciones para ejercicios, maniobras de caballería y dragones montados y otros puntos dedicados a estos cuerpos dedicados a la milicia. Está estructurado en 19 capítulos, cada uno trata un aspecto en particular. Así leemos en algunos de esos capítulos, indicaciones sobre los toques que deben usar los trompetas y timbales de la caballería en guarnición, cuartel o campaña; señales de trompetas que han de usarse para el mando de las principales maniobras y reglas para su uso. Por otra parte, leemos también otros capítulos referidos específicamente a formación de compañías y divisiones, formación de un regimiento o escuadrón. Respecto a esto último se indica detalladamente el orden de colocación de oficiales, sargentos, trompetas y timbales en el orden de batalla. Hay otros puntos que se tocan en este libro con el ánimo de orientar a los militares, sobre reglas o normas básicas de disciplina, que deben acatar y respetar todos soldados integrantes del ejercito, en este caso, el ejercito venezolano para los años 1811. Allí, se explica o se indica cómo deben saludar los oficiales y estandartes; cómo deben rendir armas las armas a pie o a caballo; modo de desfilar; reglas de distancia entre filas; maniobras generales, entre otras. Si nos referimos a métodos que se nombran en este reglamento militar, nos encontramos con el método que han de observar los cuerpos de dragones para las maniobras de desmontar, desencadenar sus caballos, salir a formar el batallón y volver por escuadrones a su orden de batalla. Asimismo, aparece en otro párrafo el método que han de seguir los escuadrones para su formación, cuando hagan el servicio a pie, y manejo de la carabina. Este interesante libro se convierte en referencia obligatoria para quienes estudian la historia de las milicias en Venezuela, así, como para todas aquellas personas que de una alguna manera muestren interés en esta materia.

APARATO PARA LA NAVEGACIÓN (Manuscrito original, [187-?])

Manuscrito sobre un aparato para ser aplicado a la navegación. El mismo está firmado por Antonio Brito. Incluye dibujos, gráficos, escalas y descripción de las piezas que formarían parte de dicho aparato. Este documento con un formato de 60 x 30 cm, está representado en su mayor parte por dibujos y gráficos, acompañados de textos que indican la manera de armar esta estructura náutica, así, como algunas notas sobre su funcionamiento. En el documento se afirma que se trata de un aparato sencillo, aplicable, sobre todo, a la navegación, más que a maquinarias de ejercicio terrestre. También se dice allí, que el mismo resulta ser muy económico y poco peligroso al no usar carbón, leña, agua, ni ningún otro combustible susceptible a ocasionar algún accidente. Asimismo, se dice más adelante que el referido aparato se le podría dar un uso como transporte de tropas, correos o como guardacostas. Si leemos el primer gráfico vemos allí, los señalamientos detallados sobre el orden en que deben ser colocadas las piezas: Huecos para colocación de los mástiles; Escotillón de la bodega; Escotillón para entrar en la cámara; Escotillón de rancho o tripulación; Navos entrantes en la maza o cilindro que hace girar la rueda de la paleta; Diagonales para contener el empuje de la rueda, etc. En el segundo gráfico leemos referencias que nos dan una idea de las dimensiones del aparato y la estructura del navío en general. Creemos que la lectura de este manuscrito por parte de aquellas personas interesadas en la historia de la navegación, le sería de gran provecho como fuente de información sobre esta materia.

MUSEO VENEZOLANO (1866)



El “Museo venezolano” contiene dibujos de Ramón Bolet, editado por BOLET HERMANOS con la colaboración de la litografía de Henrique Neun, Caracas, 1866. Romón Bolet Peraza fue un destacado pintor e ilustrador (1836-1876). Hijo del ilustre médico Nicanor Bolet. Junto con su hermano Nicanor Bolet Peraza publicó en Barcelona seis números de “El Oasis”, con litografías en blanco y negro. En el “Museo venezolano” se empleó la técnica denominada cromolitografía a color. Fue amigo de James Mudie Spence, quien le invita a realizar estudios de perfeccionamiento en Manchester, Inglaterra, lugar donde fue discípulo de John Ruskin. Ramón Bolet se destacó en la acuarela y en las cromolitografías a color. En 1873 permaneció en el Reino Unido durante ocho meses y expuso 150 obras en la Sociedad Literaria y Filosófica de Manchester. El “Museo venezolano, sin duda alguna, es una obra extraordinaria. En ella se pone de manifiesto el deseo de este artista de mostrar las más modernas técnicas para ilustrar obras. En esta obra retrató numerosos paisajes y ciudades venezolanas de aquel tiempo, muy unido a elementos que caracterizaban la cotidianidad de la época.
También retrató personajes de su tiempo. Entre las imágenes que forman parte de esta obra podríamos citar: La Vista perspectiva de la Iglesia de la SMA: TRINIDAD, según el plano adoptado para su reedificación (Caracas); Templo de San Juan de Dios (La Guaira); El Saman de Güere; Lago de Valencia; Vista de Puerto Cabello (tomada frente de Paso Real); Vista tomada en Barquisimeto (desde el puente Libertador); Quebrada de Humocaro; Vista de la Ciudad de El Tocuyo, entre muchas otras imágenes, que hacen de estas litografías piezas invalorables de nuestras artes gráficas.
En sus trabajos priva una gran luminosidad, el movimiento de los personajes y el colorido de los objetos expuestos al sol tropical. Las acuarelas que de él se conservan, en su mayoría se encuentran en manos de particulares. Por otra parte, este artista también dibujó y pintó los escudos de todos los estados de Venezuela, dando a cada cual su carácter histórico, industrial y natural, según las reglas de la heráldica. El original del “Museo venezolano” se encuentra bajo la custodia de la Colección Documental Antigua de la Biblioteca Nacional de Venezuela. Allí, además del original, se cuenta con una reproducción fotográfica para ser consultada por los usuarios.

Buscar en este blog